MANDAMIENTOS PARA LA IGLESIA (Mundo, iglesia y papado)

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

La renuncia de Benedicto XVI es un signo más de cambio de época y de paradigma cultural. El nuevo papado ha de responder a un nuevo rostro de Iglesia para un mundo nuevo. Considero que el próximo Papa -y todos nosotros, animados y confirmados por él en la fe- hemos de atender a lo que deberían ser mandamientos prioritarios para la Iglesia hoy:

Nuestro mundo necesita autenticidad y confianza que esperancen y transformen. La Iglesia debe servirle desde los sentimientos de Cristo, enraizada en la Palabra y en los signos de vida. El Papa deberá ser un hombre del Evangelio (Palabra y signos), que ayude a volver a la fuente de lo esencial y auténtico, al encuentro con Jesucristo.

Nuestro mundo necesita purificación y reconciliación, fraternidad universal. La Iglesia está llamada a ser nudo de la unidad de los hombres entre sí y de éstos con Dios, y para ello deberá hacerse compasiva, evitando constituirse en juez y acusadora del mundo. El Papa habrá de animar el despojamiento del rostro de una iglesia de condena –ad intra y ad extra- y plasmar las líneas de la esperanza y la salvación como contenido central del Evangelio en diálogo con la cultura actual.

Nuestro mundo necesita sentido último y justicia que lleguen a todos los hombres. La Iglesia está llamada a ser defensora de la dignidad humana, especialmente con los crucificados de la historia; su mensaje central es que el crucificado resucita. El Papa ha de optar por el riesgo de la misión que se hace en los caminos y en las plazas públicas, donde cada día se decide y se vive la existencia de lo humano, animando un modo de cristianismo que sea levadura y sal en medio de lo social, lo político, lo cultural, lo económico…

Nuestro mundo centrado en el bien-estar necesita adentrarse en el bien-ser, una nueva organización. La Iglesia habrá de ayunar y abstenerse de todas las tradiciones y estructuras eclesiásticas -que no “Tradición”- que responden a otras épocas y que impiden la limpieza y la sencillez de su presencia en medio del mundo. El nuevo pastor universal habrá de generar nuevos modos de organización y vida eclesial, referentes para este mundo, que sanen y purifiquen lo rancio y lo insano de la institución.

Nuestro mundo tiene pobrezas y necesidades claras y directas. La iglesia ha de ser experta en humanidad y dirigirse como servidora a los que más los necesitan de un modo gratuito. El Papa habrá de ser el Pontífice de los últimos y ha de decidir siempre desde los que sufren tanto en el cuerpo como en el Espíritu.

José Moreno Losada. Sacerdote. Pastoral universitaria.

Badajoz, 26 de Febrero de 2013

Localización

Calle Santo Domingo 12.

06001 Badajoz

htbadajoz@gmail.com

924 22 21 18

ht.png