JUSTICIA SOCIAL Y CARIDAD

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Hace unos días en un curso de Doctrina Social de la Iglesia se aceptaba el axioma de que todos tenemos una política y una ideología.. Realmente, al menos yo, no opino que eso sea así, desde una posición cristiana. Es cierto que todos tenemos unas ideas políticas, de como se debe actuar en las cuestiones públicas pero como bien señala el escritor y analista político D. Pío Moa en su artículo “Religión e ideología: Proyección de la culpa”, Hay una diferencia fundamental entre la religión y la ideología. Y que transcribo textualmente:

Puede decirse que una diferencia básica entre la religión y la ideología consiste en la actitud ante el mal. La religión sostiene que el mal, y por consiguiente la culpa, es intrínseco al individuo, y que atenuarlo o, en casos ya muy difíciles, superarlo por completo, exige un combate interno y permanente. La ideología niega tal cosa, y considera el mal un hecho accidental, nacido de la ignorancia, la miseria u otras limitaciones. Superando esas limitaciones mediante mecanismos sociales (desde la revolución comunista a la "ingeniería social", pasando por el adoctrinamiento desde la infancia), el mal desaparecerá. La lucha interna del individuo queda descartada así como un absurdo, generador de obsesiones e histerias (y como a veces así ocurre, buena parte de la crítica de las ideologías a la religión se basa en la absolutización de esos casos). El hombre es naturalmente bueno, y en ese sentido la ideología ofrece una liberación radical de la culpa. De ahí su atractivo sobre mucha gente.”.

Así pues, desde una posición ideológica, y esperándolomtodo de un estudio social y científico, podemos exigir al Estado las competencias que la Sociedad le ha asignado y delegado, como Sanidad pública, Educación, asistencias y pensiones a personas mayores, trabajo y vivienda para todos, renta básica, en fin todo. Pero es claro que el Estado no puede con todo esto, porque tampoco es bien visto un aumento mayor de impuestos.

Pero sí, desde una esta perspectiva se debe de demandar al Estado y sólo al Estado el cumplimiento de todas estas obligaciones y desde luego nada de caridad. Es un derecho. De caridad nada.

Tremendo error. No hay que esforzarse lo mas mínimo par comprender que es imposible que esto funciones así. ¿y qué hacemos?. ¿Dejamos las cosas como están? o ¿ayudamos por amor ( que es el sinónimo de caridad, tan denostada) al prójimo ?.

Pues bien, yo puedo transigir en que el mal como el bien no es propio de la condición humana, ea! para los marxistas la perra chica pero a lo que no se puede renunciar es al amor a los mas desfavorecidos, porque hemos tenido un gran maestro que nos lo ha inculcado. El sostenimiento del llamado estado de bienestar corresponderá al Estado pero nadie puede ver mal, al contrario se debería de agradecer, que se paliasen por amor ,situaciones en las que la justicia brilla por su total ausencia. Como al final de la sesión del curso nos decía nuestro conferenciante, D. Paco Maya, actuaciones de caridad han hecho históricamente que el Estado asumiese como propias estas actuaciones inexistentes con anterioridad y que se debieron a iniciativas del amor a los demás.

Badajoz uno de Marzo de 2013.

Ramón Tejada

Hermandad del Trabajo Badajoz

Localización

Calle Santo Domingo 12.

06001 Badajoz

htbadajoz@gmail.com

924 22 21 18

ht.png
©2019 Hermandades del Trabajo de Badajoz